Martín Uriarte

5 min. lectura


Cómo mejorar la eficiencia de una empresa

Eficiencia es la relación que existe entre los resultados obtenidos y los recursos materiales, humanos, tecnológicos y financieros utilizados para alcanzarlos. Cuando lo analizamos dentro del ámbito empresarial, este concepto tiene en cuenta la asignación de recursos de toda la cadena productiva.

Para que una empresa sea viable, la suma de los costos de cada tarea debe ser menor que el valor percibido por el cliente, ya que esto define cuánto él está dispuesto a pagar por el producto o servicio ofrecido.

La rentabilidad de una empresa depende en gran medida de su habilidad para balancear dos factores: propuesta de valor vs eficiencia en la producción. La oferta debe estar alineada con la expectativa del cliente en función del posicionamiento de marca y del precio ofertado. Este último, juntamente con el margen de ganancia esperado, generan un límite a los gastos asignables para la producción.

Seguramente una empresa que haya logrado un posicionamiento de marca con un precio de venta más elevado pueda invertir más recursos en su propuesta de valor, lo que le permitirá diferenciarse y mantener esta estrategia.

De todas formas, sea cual sea el posicionamiento de marca, y por consiguiente el presupuesto asignable a la producción, todas las empresas deben optimizar los recursos disponibles sin excepción, buscando maximizar la propuesta de valor para su segmento de mercado, considerando recursos económicos e intangibles.

Por ejemplo: Imagina un restaurante de comida rápida donde la comida es servida con una calidad aceptable dentro del estándar de este tipo de establecimientos. ¿Qué sucedería en caso de que un cliente tuviera que usar el baño y encontrara que no fue adecuadamente higienizado? ¿Cuánto del valor percibido por el cliente fue perdido debido a no haber efectuado una tarea sencilla, como mantener los baños limpios?

Seguramente, el costo de mantener los baños limpios es mucho menor que la pérdida de valor percibido por el cliente al notar que no puede usarlo sin poner en riesgo su salud.

Esto es un simple ejemplo de una mala utilización de los recursos disponibles. Para ayudarte a descubrir cómo mejorar la eficiencia de una empresa, vamos a presentarte dos conceptos fundamentales: Business Process Management (BPM - Gestión de Procesos de Negocio) y Workforce Management (WFM - Gestión de la Fuerza de Trabajo).


1. Business Process Management (BPM)


La Gestión de Procesos de Negocio (BPM) busca la eficiencia y la eficacia de los procesos (suma de las tareas realizadas en tu empresa) por medio de un conjunto complejo de técnicas que van desde el análisis de sus procesos actuales a la búsqueda de maneras de mejorarlos, incluyendo el diseño de nuevos procesos optimizados, la realización de pruebas y validaciones y, finalmente, la implementación.

Todo eso se lleva a cabo, usualmente, con la ayuda de softwares específicos para ese fin. Ellos ayudan a descubrir cuellos de botellaatrasos y desperdicios, así como a automatizar tareas repetitivas, que no necesitan de la intervención humana y pueden ser substituidas por aplicaciones y otros recursos semejantes.

Cuando el nuevo proceso es implementado, los Softwares BPM recolectan datos, permitiendo que los administradores puedan seguir mejorando los resultados. Este proceso no termina cuando se implementa el sistema, sino al contrario: es sólo el comienzo de un ciclo de mejora continua.


2. Workforce Management (WFM)


El proceso de Workforce Management es un conjunto de procesos y actividades destinadas a optimizar la eficiencia de tus equipos. Las herramientas de Workforce Management son un excelente aliado a sus esfuerzos de BPM. Por cierto, ¡quizás hasta más importante!

¿De qué sirve tener tareas eficientes si tu fuerza de trabajo es desperdiciada, con la empresa pagando más horas de trabajo que las necesarias para alcanzar sus objetivos de producción? Esto es especialmente importante en industrias de capital humano intensivo, donde gran parte de los costos totales son asignables al personal operativo.

De la misma forma, no hay manera de mejorar el desempeño de una empresa si falta mano de obra en los momentos correctos debido a una gestión equivocada de las asignaciones de vacaciones, descansos remunerados y licencias, así como de turnos de trabajo e incluso horarios de reuniones o entrenamientos.


En un entorno dinámico y muy competitivo, son cada vez más las empresas que eligen apoyarse en tecnología para optimizar su estructura de costos. Esta opción permite optimizar recursos y ganar en agilidad y productividad, aspectos fundamentales para garantizar la rentabilidad de una empresa.

Omnia WFM es una plataforma de gestión de personal que permite automatizar tareas administrativas y optimizar la gestión de equipos de trabajo mediante el control automático de ausencias, la optimización de turnos de trabajo, descansos, reuniones y control de horas productivas. Gracias al involucramiento de todas las áreas de la compañía en la plataforma, se obtienen ahorros significativos en costos de gestión de personal y procesos de negocio. 

Si piensas que tu organización necesita mejorar la eficiencia de sus procesos y la asignación de recursos, deja tus datos a continuación y nos contactaremos para realizar un diagnóstico de las áreas de mejora y ahorros potenciales para su empresa. ¡El análisis es sin cargo!

 
 

Suscríbase al blog

 

Pruebe Omnia HOY!

Ingrese su nombre y su email y nos contactaremos a la brevedad.

Enviar
¡Mensaje enviado correctamente!